¿Cómo hacer una cortina roller casera?

¿Querés cortinas roller, pero tu presupuesto no te permite hacer esta inversión? No tenés que hacer grandes gastos para tener una cortina roller. Con poco presupuesto, algo de imaginación y muchas ganas, podés hacer tu propia cortina roller casera.

Además del ahorro económico, al hacer tus cortinas roller caseras tiene varias ventajas; y una de ellas es que podés ponerle la tela con el diseño de tu preferencia y vestir tus espacios con un toque personal y originalidad.

Acá te contaremos cómo hacerlo. ¡Animate!

Materiales que necesitás para hacer una cortina roller casera

Es bueno que tomés en cuenta lo que necesitás para hacer tu cortina roller casera. Esto es:

  • Sistema roller, a veces llamado kit roller. Es el mecanismo que permite que la cortina suba y baje accionando una cuerda que puede ser plástica o de metal.
  • Caño o tubo de aluminio superior, el diámetro dependerá del largo de la cortina.
  • Fleje o zócalo inferior, que hará de contrapeso a la cortina.
  • Lienzo, tela o material de la cortina. Te recomendamos que la tela tenga cierto peso o grosor, para que funcione mejor el mecanismo de enrollado y estéticamente se vea mejor con el contrapeso. Los linos, gabardinas, lienzos; son recomendables.
  • Cinta doble faz, es decir, adhesiva por ambas caras
  • Cinta métrica.
  • Lápiz marcador y regla.

Manos a la obra

Si ya tenés las medidas y los materiales para armar la cortina roller casera, ubicá un espacio amplio y limpio donde trabajar. Si no tenés un mesón, podés hacerlo en el piso. Seguí estos pasos:

  1. Marcá una recta en el caño que te sirva de guía para pegar la tela de tu cortina. Debe ser recta, para que la cortina quede prolija.
  2. Colocá cinta adhesiva doble faz a lo largo del caño superior, por toda la recta que previamente marcaste. Pegá la cortina firme y cuidadosamente.
  3. Ahora, doblá el final de la tela de la cortina, hacia dentro, haciendo un bolsillo donde se insertará el caño de contrapeso. Pegá este ruedo con la cinta doble faz. Insertá el caño; y rectificá que no se vea o asome por los lados de la cortina.
  4. Verificá en qué lateral quedará la cadena que te permitirá subir y bajar la cortina. Instalá el mecanismo roller en los laterales del caño superior. Deben quedar ajustados, pues si quedan flojos, no enrollarán correctamente la cortina roller.
  5. Ya solo queda instalar la cortina en su sitio, para lo cual tenés que fijar los soportes a la pared, éstos sostendrán el cuerpo de la cortina.

Disfrutando de tus propias cortinas roller

Las cortinas roller tienen muchísimas ventajas sobre las cortinas comunes y una de ellas es la facilidad y practicidad para su instalación y uso. Igualmente se mantienen impecables por mucho más tiempo y su mantenimiento es muy sencillo.

Ahora también sabés que podés hacer tus propias cortinas roller caseras, con tu diseño favorito y a muy bajo costo.

Deja un comentario